¿Cómo preparar una ronda de inversión semilla?

Una de las tareas más difíciles que he encarado como co-fundador de Culqi ha sido levantar inversión. La complejidad de mantener un negocio dinámico (MoM +30%) y al mismo tiempo conseguir financiamiento de inversionistas ángeles, fondos de inversión (Angel Ventures y Kickstart Perú LP) y aceleradoras de negocio (Wayra de Telefónica Open Future y Start Up Perú) ha sido un camino largo y lleno de errores y aprendizajes. Continue reading “¿Cómo preparar una ronda de inversión semilla?”

Los soft skills del CEO de una startup

Muchas startups son fundadas por personas con habilidades técnicas increíbles. Gente que puede escribir software súper complejo, diseñar algoritmos increíbles, fabricar máquinas que hacen magia, entre otras cosas. Es ideal que el CEO de una startup tenga habilidades técnicas muy desarrolladas. Pero no creo que sea una condición para el éxito. A mi juicio, lo que realmente le permite al CEO de una startup hacer la diferencia son los soft skills. Mi hipótesis es que los CEOs de startups exitosas que comenzaron valiéndose solo de su conocimiento técnico, lograron el éxito gracias a que aprendieron a desarrollar las otras habilidades, y reconvirtieron su rol a uno que aprovecha esas nuevas habilidades. Cuando gente como Ben Horowitz, Peter Theil y Reid Hoffman cuentan las decisiones difíciles que tuvieron que tomar en sus primeros años como emprendedores, resalta que ninguna requirió conocimientos técnicos sofisticados, sino otro tipo de habilidades.

Llevo muchos años pensando en qué habilidades hacen que una persona sea un líder efectivo y observando el comportamiento de personas (incluyéndome a mi mismo) en posiciones de liderazgo en el sector privado, público, académico, entre otros. Creo que las habilidades que requiere el CEO de una startup no son tan diferentes que las del líder efectivo en otros contextos, pero sí tiene que desplegarlas a un nivel y con una intensidad mucho más alta.

Creo que son cinco habilidades clave:

Grit. El grit es la perseverancia y la persistencia. Proviene de la capacidad de automotivarse y no ver ningún obstáculo, por más grande que sea, como una amenaza sino como una oportunidad para aprender, para crecer y desarrollarse. Una startup no es más que una máquina para superar obstáculos increíbles, por lo que es evidente que si el CEO no tiene grit, no tendrá éxito, pues se dejará vencer por los obstáculos.

Comunicación. El CEO de una startup está tratando todo el tiempo de comunicar ideas nuevas, complejas, y contraintuitivas. Quiere convencer a clientes potenciales que nunca han escuchado de su tecnología ni de su empresa, quiere convencer a inversionistas que solo ven en él la posibilidad de perder su dinero, quiere convencer a gente talentosa para que deje un trabajo muy bien pagado y se una a su equipo. Si no es un excelente comunicador (o no aprende a serlo rápidamente), será muy difícil que tenga éxito.

Empatía y capacidad para escuchar. Por más inteligente que sea el CEO de la startup, no sabe todo lo que necesita, y ni siquiera sabe lo que no sabe. Si no aprende a escuchar a los demás no podrá tener la información y el conocimiento necesarios para tomar decisiones. Tiene que escuchar a sus clientes, a su mercado, y entender las señales que le dan para saber cómo pivotear. Tiene que escuchar a los miembros de su equipo para entender qué problemas están teniendo y cómo ayudarlos a resolverlos.

Decisión. La capacidad para tomar decisiones difíciles y dormir tranquilo en la noche. Esto es algo imposible de alcanzar al 100%, pero si no te acercas cada vez más a eso, simplemente te mueres de un infarto en el camino y por lo tanto no tienes éxito. Tienes que poder sentirte cómodo tomando riesgos y no flagelarte cuando las cosas salen mal. Una startup no se maneja viendo el retrovisor. Solo puedes mirar hacia adelante. Tienes que saber que nunca vas a poder tener información perfecta para tomar una decisión, y que no puedes paralizarte, así que tienes que avanzar y tienes que estar tranquilo sabiendo que haces tu mejor esfuerzo. Si las cosas salen mal, tienes que desarrollar la confianza de saber que las podrás corregir y aprenderás de tus errores. Si el miedo te hace indeciso, tu startup no avanzará a la velocidad necesaria, o dejarás de tomar riesgos y te estancarás.

Curiosidad. Tienes que estar investigando, pensando en cosas nuevas, zambulléndote cada cierto tiempo en cosas que no sabes. Lo que no aprendes, no lo valoras. Si no lo valoras, no lo puedes gestionar. Si eres un fundador técnico y no sabes de marketing, apréndelo y conviértete en un capo. Así lo valorarás y te apasionará la idea de contratar a los mejores marketeros para tu startup. De lo contrario, lo verás como un trabajo de poco valor, poco interesante, y tu startup nunca será buena en una competencia fundamental para el éxito.

Cultura: tradicionalmente subestimado

“El impacto del clima laboral en el valor de la empresa” fue el tema que quería desarrollar en mi investigación económica para mi tesis universitaria. Sin embargo, no conseguí asesor porque “son cosas de recursos humanos, no de finanzas”, y “no podía comprobar el impacto en la rentabilidad”.

En octubre 2016, a diez meses de fundar Fitco, UTEC Ventures me invitó al GAN Founder Rally del Global Accelerator Network, evento de lujo con los mejores expositores y emprendedores de todo el mundo en donde esperaba aprender sobre: “Cómo valorizar tu startup en 1B”, “Growth Hacking”, etc. Pero me llevé una gran sorpresa cuando llegamos y todo giraba en torno a “Cultura”, “Valores”, “Equilibrio”. Entendí por qué empresas como Zappos, Zappier, Hubpsot, o Netflix invierten recursos en un equipo dedicado a estos temas, tienen un culture deck y definen claramente sus valores.

¿Qué es cultura? Philip Stiles, profesor de la Universidad de Cambridge, la define como “shared values, artefacts and underlying assumptions of a firm”. Dicho de otra forma, la identidad que formas junto a los primeros locos que se unen al sueño de tu startup. Algo que lo planees o no, igual se va a dar, así que, ¿por qué no construir una cultura de la que todos estemos orgullosos?

En el avión de regreso del evento, junto a Andrea (mi socia), empezamos a imaginarnos ese lugar al que llegas todas las mañanas con un propósito, sintiendo que lo que haces tiene impacto y, sobretodo, sean felices. Nos comprometimos a ser una startup basada en nuestros valores. Nuestras contrataciones, nuestras retrospectivas de equipo, hasta los nombres de nuestros sprints se basan en ellos. Nos ha tocado decirle que no a personas muy talentosas (algo nada fácil), pero que no hacían match con la cultura Fitco.

¿Cuántos valores tener? ¿Por dónde empezar? ¿Qué valores son los mejores? No hay un número correcto, no hay valores correctos, todo depende de lo que quieras transmitir junto a tu equipo.

Aquí van las recomendaciones:

  • Define tu cultura y valores con tus socios desde el día 1
  • Libros: Creativity Inc.; Good to Great
  • Película: Jobs (la escena en la que despide a uno de sus mejores desarrolladores)
  • Culture Deck: Zappos, Netflix, Hubspot, Zappier

Finalmente te preguntarás: “¿qué tiene que ver todo esto con el valor de tu startup?” Estos tres últimos meses han sido nuestros mejores meses en ventas. Lo curioso, es que estoy viviendo en Chile hace dos. Fue una prueba tangible que con una cultura clara, no necesitas un jefe que te diga qué hacer día a día, sino que te sientes parte de algo y quieres llevarlo adelante.

¿Resultado más tangible? Imposible.