Entrevista Oscar Galovich

Oscar Galovich Hopkins es un inversionista ángel en Perú. Ha invertido en Culqi, Fitco, Rebus y Equip Industry. Ha trabajado en el área comercial de Repsol y como coordinador logístico en Techo. Oscar se graduó de la Universidad de Lima donde estudió Ingeniería Industrial.

LinkedIn: Oscar Galovich

¿Por qué inviertes en startups?

Históricamente, las empresas han sido entidades cuyo único propósito era generar rentabilidad. En el caso de muchas compañías lo hacen sin dar un buen servicio/producto o aprovechándose de sus clientes. En el caso de las startups, su razón de existir es resolver un pain, con lo cual mientras mayor sea el problema que atacan mayor será el valor del emprendimiento. En ese sentido, los incentivos económicos para todos las partes interesadas están alineados con el beneficio a la sociedad por lo cual considero que las startups son un gran lugar para colocar capital.

¿Cuál es el perfil de las startups / emprendedores que apoyas?

El/La emprendedor/a debe ser tener una orientación/obsesión hacia el cliente y ser eficiente en el uso de capital. Mientras mayores hayan sido los avances logrados con poco o sin capital mayor es el potencial de la startup.

¿En cuáles startups has invertido?

Culqi (adquirida por Krealo de Credicorp), Fitco, Rebus y recientemente en Equip Industry.

¿Cuál es tu posicionamiento/rincón/nicho en el ecosistema emprendedor en Perú?

Startups que hayan demostrado tracción inicial con poco/ningún capital ofreciendo un servicio digital.

¿Cuáles son los temas que más te animan del ecosistema emprendedor en Perú?

En general la digitalización del mundo B2C ha sido mucho más rápida y visible que en el B2B. Actualmente existen muchos procesos relacionados a transacciones entre empresas que siguen siendo manuales, allí existen muchas oportunidades. Esta problemática es particularmente intensa en los sectores industriales como minería, pesca, agroindustria y construcción donde las partes interesadas no tienen las capacidades tecnológicas para desarrollar sus propias soluciones digitales.

Otro tema con gran potencial pero en el que lamentablemente se ve muy poco avance es la estandarización/digitalización de los procesos legales. 

¿Cuéntanos una experiencia en que apoyaste a una startup en su camino emprendedor?

Más que una experiencia puntual, el valor que aporto a las startups es acompañamiento durante su crecimiento. Los fundadores viven el día a día muy intensamente y es importante que una persona externa ofrezca un análisis/reflexión diferenciada. Es valioso proveer una visión del bosque y no solo de los árboles.

¿Cuáles son tus mayores aprendizajes como inversionista?

Es importante que todos los inversionistas en una startup se conozcan de vista al menos. Uno de los emprendimientos en los que invertí pasó una experiencia de “vida o muerte” que requería la coordinación de todos los accionistas sin embargo no nos conocíamos ni teníamos como contactarnos. Al final el problema se resolvió pero probablemente el resultado hubiese sido mejor si todos nos hubiésemos conocido. En esa misma línea, asegurarse que el emprendimiento tenga la parte legal clara y al día es fundamental.

Por otro lado, al invertir en una startup, el accionista debe dar espacio al fundador para actuar libremente. Está muy bien opinar/aconsejar pero no se debe pretender que estos mensajes sean obligatoriamente implementados. El fundador es quien está “en la cancha” y se debe confiar en él/ella. También es importante ser permisivo con el valuation de las startups sobre todo al inicio. El incentivo para el emprendedor debe ser que su participación accionaria sea su fuente de valor en el futuro, en ese sentido, presionar por una valoración baja que lo diluya rápidamente es contraproducente. 

También la convicción de invertir debe ser propia y no porque el fondo o inversionista famoso “XYZ” ha invertido o porque la industria “ABC” está de moda. Psicológicamente es fácil caer en este comportamiento porque da una falsa sensación de seguridad. Ejemplos conocidos de esto son el fraude perpetrado por la fundadora de Theranos o el pésimo manejo empresarial (lleno de conflictos de interés) del fundador de WeWork. Algunas señales de alerta al momento de evaluar son: excesivo name dropping, deadlines muy agresivos en el proceso de due dilligence para crear artificialmente FOMO y opacidad/resistencia para entregar KPIs. Una forma efectiva de medir la solidez del fundador/a es usar la técnica de los “5 ¿Por qué?”

Finalmente, es saludable comparar las metas que el emprendedor ofreció durante el proceso de levantamiento de capital con lo que realmente suceda meses después. Tener varios datos en el tiempo contribuye a mejorar la calidad de la evaluación. Una cita de Jeff Bussgang que resume esto es: “Investors like to invest in movies, not snapshots“.

¿Cuál ha sido tu camino a tu actual rol? ¿Qué recomendarías para alguien interesado en seguir tu ruta como inversionistas?

Mi primera inversión (Culqi en 2017) la hice de manera individual, conociendo muy poco de startups y con un ticket alto. Luego entré al fondo de AVP (2018) e invertí junto con ellos en Fitco (2018) y Rebus (2019) con tickets medianos. En 2021 he invertido de manera individual (un monto menor que los anteriores) en Equip Industry. 

Mi recomendación es revisar la mayor cantidad posible de deal memos y pitches. Asimismo, es valioso debatir esto con otros inversionistas/fund managers/analistas especialmente si son escépticos de la tesis de inversión. Una buena forma de hacer esto es siendo parte de una red de ángeles y/o fondos de inversión en startups. 

¿Con cuales actores y aliados tienen mayor contacto en Peru y la región?

En Perú sin duda AVP ofrece mucho valor. La posibilidad de participar en los comités de inversión mensuales ayuda a los inversionistas en mejorar sus capacidades de evaluación.

En cuanto a la región, 500 Startups México es un gran aliado. México es el mercado más grande de America Latina y ellos brindan un softlanding a las startups peruanas de su portafolio. 

Finalmente The Syndicate de Jason Calacanis en EEUU es genial. Esta organización permite invertir tickets pequeños en startups de EEUU a través de sindicatos de inversión. Asimismo, previo a la toma de decisión, se ofrece al inversionista el due diligence realizado.

¿Cuál es tu expectativa de inversión en etapa temprana en Perú los próximos dos años?

Creo que tratar de predecir lo que sucederá 2 años para este asset class no es relevante. Desde mi punto de vista, la visión del inversor en startups tiene que ser a 10 años y no estar sujeta a los vaivenes económicos/políticos de un país relativamente pequeño en términos económicos debido a que el éxito del emprendimiento dependerá de su capacidad de conquistar la región y no solo Perú. 

Por otro lado, es importante tener en cuenta que COVID-19 ha forzado la transformación digital de muchos sectores de la economía. Asimismo, obligó a muchas personas que previamente se resistían a la tecnología a transaccionar de manera digital. En ese sentido, el TAM realmente alcanzable para los startups ha crecido dramáticamente y consecuentemente su potencial también. Muchos emprendimientos que pre-COVID no hubiesen sido viables por resistencias en el comportamiento del consumidor hoy sí lo son.

¿Algunas reflexiones adicionales?

Si bien la educación del inversionista y el análisis es crítico, al evaluar una oportunidad no se debe caer en parálisis por análisis. La incertidumbre en el futuro de una startup es tan alta que un proceso de evaluación tiene diminishing returns si se lleva al extremo. Al final del día lo más importante es invertir en emprendedores/as excepcionales que resuelvan problemas enormes, el resto cae por su propio peso.

Finalmente, invito a cualquier persona (inversionista o emprendedor/a) que esté interesada en entrar al ecosistema de startups que me contacte por LinkedIn. Estaré feliz de compartir el conocimiento que he adquirido.

Leave a Reply