¡Esto es INNOVACIÓN!

Cuando estamos pensando en nuevos productos, usamos design thinking.
Para la ejecución utilizamos lean startup, siendo agile.
Por supuesto usamos Scrum y tenemos daily standups.
Y para saber que siempre nos estamos retando, OKRs.
Tenemos squads que ejecutan los customer insights que encontramos.
Acá no le tenemos miedo al fracaso, es un aprendizaje.

Obvio que trabajamos en un open space.
¿Te obligan a ir en camisa? Nosotros usamos short así haga frío.
En la sala común tenemos chela ilimitada.
Y obvio, ¡un montón de post its!
Es que acá…¡innovamos!

En Latinoamérica, cada día estamos copiando más esos malos hábitos, en especial los laboratorios de innovación.  Expectoremos esa imitación equivocada de lo que es Silicon Valley, ahí no está el valor. El enfoque en la parte superficial de la innovación es lo más dañino posible. Hay partes de Silicon Valley que están rotas, el abuso de buzzwords, metodologías y oficinas cools son algunas de ellas. 

Esta es la foto de AmigoCloud, startup peruana que acaba de ser adquirida, en sus oficinas de San Francisco. 

Esta es la verdadera foto de sus oficinas en San Francisco. La anterior fue la que su VC le pidió que se tome. Esa mentira es la que estamos consumiendo.

No tengo la llave mágica para innovar y nadie la tiene. Cada empresa tiene que encontrar su sistema y continuamente cuestionarlo para mejorarlo. 

Pero si tengo una sugerencia: empiecen probando servicios de empresas de tecnología. Y no, no solo Google, Microsoft e IBM. Si, si, algunas de esas que llaman startups. Ahh y pueden ser de Perú. Y no les paguen a 90 días.

¡Gracias!

El mercado SIEMPRE gana

A pesar de que no debes quedarte atrapado hablando de ideas, hay un mínimo de exploración que debes hacer para validar si estás en el mercado correcto. Si estás en el mercado incorrecto, no importa que tanto trabajes, el éxito será pequeño o esquivo.

creativity-is-Intelligence-having-fun-min.png

Cuando evalúes el mercado, asegurate de que sea un mercado grande o en crecimiento (idealmente los dos) y que esté mal atendido. Por ejemplo, un Uber para mototaxis es una muy mala idea porque está en un mercado chico y que está decreciendo.

También es una mala idea emprender en un mercado que ya está bastante bien atendido. Hoy, no necesitamos más apps de delivery de comida…el valor que generes será, como máximo, marginalmente superior a lo que ya existe.

Si el equipo de una startup pasa una barrera mínima de capacidad, el mercado define el éxito. Un ejemplo claro de esto fue Diloo, la startup peruana. A pesar de que nunca lograron crear un producto tecnológico de calidad, la clara necesidad del mercado por una solución compensó esa falla y los arrastró hacia un outcome positivo: fueron adquiridos por Rappi.

No pelees contra el mercado, elige un mercado que pelee por ti. Porque para bien o para mal, el mercado SIEMPRE gana.

No vengan con cuotas

Cuando mencionan la palabra ‘cuota’ para promover la inclusión de las mujeres en el mundo emprendedor, me da rabia. No porque no creo en la capacidad de las mujeres, todo lo contrario. Creo y he visto la data que DEMUESTRA que no incluir mujeres es un error. Por eso, tenemos que promover el business case, y no que se vea como un tema de responsabilidad social.

Las empresas lideradas por mujeres son una mejor apuesta:

Según BCG y MassChallenge, las startups lideradas por mujeres generan más ventas en comparación a aquellas que no tienen mujeres en posiciones de liderazgo:

Screen Shot 2019-03-08 at 12.23.01.png

First Round, uno de los fondos más reconocidos de Silicon Valley, hizo una evaluación de su portafolio de más de 300 startups. En esta, se encontró que las inversiones en startups lideradas al menos por una mujer en el equipo fundador, tuvieron un rendimiento 63% superior a inversiones en startups lideradas sólo por hombres.

Que esto suceda no es ninguna sorpresa. Según el BID, el mejor rendimiento de las empresas con mujeres en posiciones de liderazgo se explica porque las mujeres controlan el 65% de decisiones de compras de bienes y servicios a nivel global. No tener la visión del género que controla el 65% de compras es sin duda un error, y la manera de hacerlo es incluirlo en posiciones de liderazgo y en muchos más puestos en la empresa.

Pero reciben menos dinero:

Sin embargo como lo demuestra el gráfico arriba, las startups lideradas por mujeres reciben menos dinero ($935k vs $2.1MM). Considerando que generan más ventas, esto es una demostración de que son más eficientes en su uso de capital. Así como existe un gender pay gap, es evidente que también existe un gender investment gap. Por lo general, los inversores son muy malos invirtiendo en diversidad: solo el 10% del dinero de Venture Capital va a mujeres, LGBT y a personas de color. Al igual que la visión de Backstage capital, creo que la mayor oportunidad de inversión es fijarse en esta diversidad desatendida.

El caso de Startup Perú:

Screen Shot 2019-03-08 at 12.36.24.png

Si miramos la data de Startup Perú, podemos ver que las mujeres tienen mejores resultados en casi todos los aspectos. Cuando yo era parte del equipo de SUP, esta data nos permitió generar el business case para valorar positivamente la diversidad de los equipos emprendedores en el proceso de selección. Argumentos como estos (y hay MUCHOS) deben ser la principal arma para promover la diversidad.

Es cierto que debemos fomentar la inclusión de mujeres en el mundo emprendedor y laboral, en general. Pero hagámoslo utilizando la información que demuestra que no hacerlo es un error, pues fomentar una cuota desenfoca la discusión de los verdaderos fundamentos.

 

¿Por qué deberías trabajar para una startup?

Uno de los más grandes retos para los emprendedores es atraer talento. Esto se debe, en gran medida, a la clásica pregunta para alguien que está empezando a trabajar: ¿Cuál es mi línea de carrera?

Esta respuesta es mucho más clara en una corporación, con títulos y periodos de tiempo establecidos. En una startup o una organización relacionada, la línea de carrera es incierta y determinada por muchas variables. Pero las oportunidades de crecimiento existen, solo que no están escritas en un manual. Están en tus propias manos.

Acá uno ejemplos:

Chepe Bahamondes se unió a Joinnus, entendiendo que tendría un sueldo menor y más horas de trabajo pero que podría trabajar de cerca con personas talentosas y solucionando un problema real. Joinnus en ese momento era poco más que un MVP (minimum viable product). Por confiar en Joinnus y demostrar su capacidad, Chepe hoy es uno de los que lidera el equipo de marketing (rol importantísimo en una startup B2C), tomando decisiones estratégicas para una compañía que transacciona más de S/.20MM . Y más importante que eso, creció 220% el último año.

Similarmente, Pierina Salinas, primera de su promoción en la Universidad de Lima, asumió el riesgo de trabajar con Gonzalo Villarán y conmigo en UTEC Ventures (UV). UV en ese momento tenía pocas inversiones y muchos más errores aprendizajes que aciertos. Pierina rápidamente tuvo un impacto, ayudando en el crecimiento y consolidación de UV. Era tan evidente que terminó siendo reclutada por AmigoCloud y hoy, a sus 23 años, está trabajando como “Head of Operations”, una posición de liderazgo dentro de esa startup con presencia en 6 países e ingresos de varios millones de dólares anuales.

Cuando te unes a una startup no te van a poder decir que en un año o dos podrás ser un analista senior. Y que al cuarto postulas para tu MBA para volver como asociado, eso no va a suceder. Pero si estás dispuesto a navegar por incertidumbre y confías en tu capacidad para generar valor, el upside es mayor.

La importancia de Startup Perú (no es lo que crees)

Este espacio podría ir dedicado al clásico discurso del por qué apoyar el emprendimiento, soltando datos como que las nuevas empresas de alto crecimiento generan hasta 50% de los nuevos empleos; o que por cada trabajo en compañías de base tecnológica, se generan 5 trabajos fuera del sector . Luego de estar 3 años como beneficiario del concurso, desde UTEC Ventures, y 1 año trabajando como parte del equipo de Startup Perú, les puedo decir que eso no es lo más importante, si no lo que representa como iniciativa pública.

En el gobierno es muy fácil quedarse atrás por las miles de barreras que existen, por el propio diseño del estado. Pero evitar esa trampa no es imposible. En lo siguientes párrafos explico las siete claves que han hecho que Startup Perú tenga el dinamismo requerido. Claves que espero puedan ser imitadas por otras iniciativas gubernamentales.

Visibilidad si, protagonismo no:

Las acciones y medidas del concurso nunca se escondieron, siempre se trataba de compartir hasta las ideas que se tenían para el futuro. El objetivo de esto era recibir orientación de nuestros propios usuarios, conversar y discutir con ellos, con el fin de lanzar iniciativas mejor diseñadas. A pesar de la visibilidad, Startup Perú nunca buscó ser, ni será, el protagonista. Desde la creación del concurso, se entendió que el rol del gobierno era ayudar a los actores del ecosistema, que ellos ejecuten, que ellos lideren. Startup Perú tan solo es un habilitador, los verdaderos protagonistas son los emprendedores, y en menor medida las redes de inversión, incubadoras y otras entidades que sirven al emprendedor.

Continuidad:

En un país donde los políticos tienden a cambiar lo bueno y lo malo que hizo su predecesor, Startup Perú ha gozado de una continuidad privilegiada. Más de 7 ministros han estado a cargo de Produce desde que se lanzó y todos apoyaron la iniciativa. Siempre le dieron su toque, mejorando sobre lo ya construido, sin destruir lo avanzado.

Data:

Es muy fácil limitarnos a tomar decisiones basado en instintos, “yo creo”, y/o presiones de los jefes. En Startup Perú, las decisiones se toman basado en lo que indica la data, complementado con un análisis. Por ejemplo, cuando se decidió valorar positivamente la diversidad de los equipos emprendedores en el proceso de selección, esto no se dio por querer tener un mensaje bonito en el día de la mujer. Esto se dio, porque como verán abajo, la data nos enseñó que los equipos que incluyen mujeres tienen mejores resultados.

Screen Shot 2018-10-12 at 18.46.13.png

Evaluación:

Muy de la mano del punto anterior y con el fin de seguir mejorando, Startup Perú se sometió a una evaluación, que está siendo realizada por el BID, con un nivel de rigurosidad que pocos programas en el Perú y latinoamérica han experimentado. El proceso de ser evaluado es durísimo para los gestores a cargo, porque pone en cuestionamiento lo que uno hace. Pero en Startup Perú no se ve como un riesgo,  si no como la forma de continuar consiguiendo insumos para mejorar el programa.

Enfoque técnico:

El enfoque técnico en el concurso siempre estuvo por encima de todo. Apoyar a inversores podía generar prensa negativa con un discurso de ¿por qué apoyan a los que tienen dinero?. A pesar de reconocer el riesgo, no fue motivo para no hacerlo, ya que el equipo entiende que apoyar a inversores es necesario para que los emprendedores puedan obtener el capital y crecer. Además, promover la inversión en startups es una forma de redistribuir riqueza, en comparación a cuando se invierte en otros activos.

Mejora continua:

Hay muchos errores aprendizajes que se han dado en el camino. En vez de defender o lamentar, Startup Perú siempre ha evolucionado rápidamente, escuchando al usuario. Por eso, las bases cambiaron en cada convocatoria, adaptándose a los avances y necesidades del ecosistema. Y también mirando a lo que hacen otros países para reducir la curva de aprendizaje. Internamente se entiende que para innovar se tiene que arriesgar y de seguro iban a haber errores. Lo importante era no cometer los mismos errores que otros ni repetir los nuestros. Crear nuevos errores (aprendizajes) es parte de innovar.

Enfoque en resultados:

Lamentablemente el gobierno está diseñado para enfocarse en una métrica perversa que es la ejecución presupuestal. Se considera que uno hace un buen trabajo si ejecuta el presupuesto asignado, esto empuja al funcionario a enfocarse en gastar en vez de lograr resultados. En Startup Perú, las metas de presupuesto planteadas son secundarias, lo clave es lograr las metas de desempeño. El enfoque del equipo está en cuánto empleo generan los beneficiarios, con qué salario, cuántas ventas, cuánto capital local e internacional atraen, entre otros KPIs.

Screen-Shot-2018-10-12-at-18.47.47-1.png

Contagiados (y obligados) por los beneficiarios, Startup Perú adoptó formas de trabajo más similares a las de una startup que a las de gobierno. Ahí radica la importancia de Startup Perú, en una forma de manejar el gobierno como es el mundo actual: rápido, cambiante y enfocado en impacto, no en el “que dirán”.

 

 

 

¿Por qué tienes que ir al Peru Venture Capital Conference (PVCC)?

Como en todo, la clave es el contenido y les aseguro que el contenido del PVCC va a ser de primer nivel.

La conferencia está separada para tres perfiles: startup, inversor, y corporativo. Acá les cuento el por qué cada uno de estos perfiles tiene que ir:

  1. Startups: Perú es muy chico y tienen que empezar con una visión global, o como mínimo regional. En el PVCC, las startups escucharán casos de peruanos y extranjeros que la están rompiendo y también aprenderán qué esperan los inversionistas más sofisticados de la región y el mundo.  Además, tendrán la oportunidad de escuchar y conocer a los tres fondos de Venture Capital que se están armando localmente.
  2. Inversionistas: Invertir en startups no es como con inmuebles. Los inversores tendrán la oportunidad de escuchar y aprender de personas que invirtieron al inicio en compañías como Tesla, Yammer, Facebook, Palantir, entre otras. Ellos explicarán qué buscan y cómo lo encuentran.
  3. Corporativos: Usar post its e ir a trabajar en jean no es suficiente. En el evento conocerán estrategias en innovación y tecnología de empresas consultoras top a nivel mundial, modelos alternativos para usar tecnología en empresas tradicionales y fondos de inversión corporativos.

Si no estás convencido de ir, te contaré la trayectoria de algunos de los expositores:

Brian Wong: tiene 27 años y empresas fundadas por él han recibido más de $30 millones de venture capital.

Courtney McColgan: Inició el desarrollo de RunaHR en Perú, lanzó operaciones comerciales en México como primer mercado y le demoró menos de una semana cerrar una ronda de inversión de $3.5MM. Rechazó inversiones de los fondos más importantes a nivel mundial ya que estaba cerca al punto de equilibrio.

Rodrigo Aramburu: Emprendedor peruano que lidera BlazingDB. Empezó en Perú, se fue a Austin por el programa de Techstars y ahora último ha recibido inversión de Samsung y NVIDIA.

Jason Portnoy:  Fue uno de los primeros empleados de Paypal.. Ha invertido en Facebook, Palantir, Yammer, Zipline, entre otras startups exitosas cuando recién se iniciaban.

Mark Platshon: Uno de los primeros inversores de Tesla. Manejó el fondo de BMW para startups: BMW Ventures.

Alec Andronikov: Startups de su portafolio han sido compradas por AirBnB, Twitter, Soundcloud Millennial Media. Además, como emprendedor tiene exits por encima de los $100 millones.

Santiago Zavala: Lleva 6 años invirtiendo en startups en Latinoamérica, actualmente es Partner de 500 startups en Mexico. En el último año ha invertido en 4 startups peruanas.

Clara Bullrich: Además de ser socia de Guggenheim Partners Latin America,  co-fundó TheVentureCity: un ecosistema de aceleración que cuenta con un fondo de $100MM, una incubadora, aceleradora, y un área de consultoría digital e innovación corporativa

Max Gurvits: Creó el primer fondo de capital semilla en Europa del Este, manejó el programa de aceleración más grande de Europa y ha invertido en más de 130 startups.

Y muchos más, que ya no incluyo para no marearte…

El año pasado, la conferencia tuvo un Net Promoter Score de 52. Bajo cualquier estándar, es un resultado alto, según este post es excelente. Pero eso fue el año pasado, este será mejor. No solo Reid Hoffman cree que los paneles suck, la mayoría de asistentes envió ese feedback, y por eso esta edición tendrá nuevos formatos que generen discusión y debate. Además de espacios de networking pensados para fomentar la conexión entre los asistentes, talleres, entre otras sorpresas.

Y tú, ¿por qué tienes que ir al Peru Venture Capital Conference?

Pd. Los primeros 30 que compartan este post explicando por qué tienen que ir, tendrán un descuento del 75%. Solo me deben mandar un correo con el link al mensaje que han compartido en Twitter, LinkedIn o Facebook en modo público. (andresbenam@gmail.com)

FORMATO-V2.jpg

5 productos para ser más eficiente en el trabajo

Si bien cada vez más encontramos nuevos productos en la vida personal no deja de sorprenderme lo poco que gente utiliza nuevas opciones en su vida laboral, limitándose al clásico Word y Excel. El momento “aha” que viviste cuando descubriste Waze, Netflix o Spotify, también lo puedes vivir con productos para mejorar tu productividad. En la siguiente lista encontrarás recomendaciones mías y de emprendedores. Esta lista asume que ya utilizas Whastapp Desktop o Web y bastante del G suite. Si no es el caso, empieza por ahí.

1) Asana

Traté post its para tener mi to do list pero no me funcionan las cosas en físico, las pierdo y me desordeno. Utilicé el app de notas de iphone pero cuando empecé a manejar un equipo se volvió insostenible. Después probé Trello pero nunca encontré una estructura que me funcione. En cambio, Asana me permite hacerle seguimiento a todos los proyectos que tengo, ya sea a través de un board estilo Trello o listas, que me funciona mejor. Además, se encarga de mandar mails recordatorios al equipo de trabajo (incluyéndome), quitando el sentimiento de ser un hostigador.

2) Calendly

En mi anterior trabajo, tenía que coordinar reuniones con emprendedores frecuentemente. El ida y vuelta de mensajes al programar reuniones me volvía loco hasta que encontré Calendly. Esta app me permite enviarle mi calendario a otros para que ellos programen una reunión cuando estoy disponible y según cosas ya preestablecidas por mí. Por ejemplo, solo pueden agendarme reuniones entre 9am y 5pm, todas tienen una duración de 30 minutos (ideal para cortar reuniones improductivas)  y si tengo algo en mi calendario mi horario, no solo aparece bloqueado en ese espacio, si no también 30 minutos antes y después (por temas de traslado y para poder trabajar). Se integra con Google Calendar (y prácticamente todas las aplicaciones de calendario disponible) por lo que nunca tengo dos reuniones en un mismo espacio.

3) Zoom

Skype, como la mayoría de productos de Microsoft, no evolucionó para bien. Odio tener que agregar a alguien o saber su usuario para poder coordinar la llamada. Hangouts requiere que tengas un Gmail lo que genera fricción. Zoom hasta ahora es lo más sencillo, puedes agregar a más gente a la llamada, pasar el link y que se conecten al toque. Si no tienen Zoom, la descarga demora menos de 1 minuto por lo que la fricción es mínima y hasta ahora es el que tiene las llamadas más estables.  

4) Toggl, seleccionado por Roy Pessis, CPO de Manya

La mayoría de nosotros tenemos más de un proyecto, pero por el día a día se hace difícil dimensionar cuánto tiempo le estamos dedicando a cada uno. Toggl es una app que te ayuda a medir cómo inviertes tu tiempo. Esta herramienta revolucionó completamente la manera que uso mi tiempo gracias a que obtengo una mirada detallada de mis días y una vista macro del tiempo consumido en los proyectos. Al final de cada trimestre, reflexiono sobre cómo he utilizado mi tiempo y me adapto de acuerdo a lo que considero que sería un buen uso de este.

5) Gitlab, seleccionado por Ragi Burhum, CEO/Founder de AmigoCloud

Cualquier ingeniero de software semi-decente tiene una cuenta en GitHub. Aún así, me sorprende que varios no han escuchado de su competencia: Gitlab. Una de las varias diferencias entre estos dos servicios es que Gitlab provee repositorios privados (donde no tienes que compartir tu código con el mundo) en el plan gratuito.

Gitlab tiene muchas ventajas pero las dos funcionalidades más importantes que provee son:

  •  Un sistema de integración continua para correr los tests automáticamente, cada vez que un desarrollador mete código nuevo al repositorio.
  • Un sistema que permite construir imágenes dockerizadas de tu código más un lugar donde mantener esas imágenes (docker registry). Esto permite que cualquier persona pueda correr tu sistema de producción en otra máquina con un solo comando.

Si no estás desarrollando tu software usando este servicio (o uno similar), te debería de dar vergüenza, estás en la prehistoria.

Y tú, ¿qué producto usas para trabajar?

Pd. Roy habla de un app al día acá.

 

Screen Shot 2018-07-28 at 18.25.58.png

Cuando todo parece que se va a la M%&RD@

Nos han vendido la idea que uno crea una app, todo el mundo la empieza a usar y rápidamente eres millonario. Eso es lo más lejano a la realidad, emprender no es cool y hay MUCHOS más momentos donde todo parece que se va a la mierda.

Como los siguientes:
  • Tu socio/mentor empieza a competir contigo. No solo tiene una billetera mucho más gorda, si no que se jala a tu otro socio, el CTO de la empresa (Joinnus).
  • Te enteras que el competidor más grande a nivel mundial, con más de $4.4 billones de venture capital va a entrar a tu ciudad (Comunal).
  • Entra un competidor regional, uno mundial, y te enterás que otro competidor, con $130MM levantados en su última ronda, alista la entrada a tu ciudad (Diloo).
  • Te quedan S/. 2,023.67 +  US$ 330.72 y a fin de mes tienes que pagar una planilla de más de S/. 30k. (MESA 24/7)

Screen Shot 2018-05-20 at 19.35.49.png

La vida del emprendedor no es como el business plan que hiciste en la universidad. El gráfico que ves en todas las presentaciones donde muestra crecimiento que va arriba y a la derecha no se da como te lo esperabas. Y es que todo emprendedor con cierto nivel de avance pasa por The Struggle, lectura obligatoria si es que estás emprendiendo.

Ben Horrowitz, el autor de The Struggle, fue fundador y CEO de Opsware (antes Loudcloud). Opsware levantó $120MM en el año 2000. Todo iba bien hasta que el dotcom explotó, sus clientes se empezaron a morir y NADIE invertía en startups. Le quedaban 6 semanas antes de quebrar. Horrowitz logró que la empresa cotice en NASDAQ, levantó $160MM. Pero los tiempos complicados volvieron: la empresa pasó de un valor de $720MM a tener un market cap de $28MM. Ese market cap era $40MM menos de lo que tenían en el banco. Comprenderán que Horrowitz pasó por The Struggle más de una vez, pero Opsware sobrevivió y se vendió por $1,6 billones a Hewlett Packard.

No puedo decir que las startups mencionadas al inicio son casos de éxito, pero han pasado por The Struggle.

Esto es lo que vienen haciendo recientemente:
  • Joinnus recibió una inversión del grupo RPP de $500k, organizó el evento más grande en la historia del Perú y logró ser la ticketera que venderá las entradas del partido de Perú previo al mundial. Su competidor fue adquirido y al instante decidió apagar la vertical que competía con Joinnus.
  • Comunal consolidó la operación en Lima, recibió una inversión del Grupo Wiese y empezó sus planes de expansión regional.
  • Diloo creció más de 30% todos los meses desde la entrada de los competidores y cerró una ronda de $400k en la que participó un socio ideal por su expertise en logística: el Grupo Scharff.
  • MESA 24/7 pidió un préstamo para sobrevivir, levantó una ronda de $350k y recientemente otra de $500k. Se expandió a Chile y no para de crecer desde el mes que casi quiebran.

Hacer una startup no es un hobby, es un trabajo demandante, emocionalmente agotador pero muy satisfactorio en otros aspectos. Si realmente quieres hacer una startup, tienes que estar motivado, y más aún, creer en la importancia de lo que haces. Si no, no sobrevivirás The Struggle. Y más temprano que tarde, The Struggle te llegará.

Cuando te toque pasar por momentos duros con tu startup y no veas la salida, recuerda lo que dijo Horrowitz: “this is not checkers; this is mutherfuckin chess”. Siempre hay una jugada por hacer.

PD. Si has pasado por The Struggle, escribe tu historia en los comentarios o mándame un mail a andresbenam@gmail.com contándome el momento complicado y cómo lo superaste.

Muchos “no” para llegar al “sí”

En la sexta generación, Startup Perú rechazará a más de 1,100 proyectos. Considerando que en promedio los equipos tienen tres integrantes, eso equivale a aproximadamente 3,300 personas. Me encantaría que se pueda financiar más proyectos ya que estoy convencido que muchos de ellos lograrán generar empleos, mejorar la productividad y la recaudación de impuestos, pero los límites presupuestales no lo permiten.

La vida del emprendedor está repleta de escuchar “no” y ese es uno de los muchos motivos porque emprender es tan duro. Pero un “no” de Startup Perú, de un inversor ángel o de cualquier otro no debe ser razón para desmotivarse. MESA 24/7 fue rechazado 3 veces por Startup Perú. Luego del tercer “no”, levantó $850k de inversión, se expandió a Chile, y en el cuarto intento, logró ser beneficiario. Culqi recibió 140 “no” antes de cerrar una ronda de $500k. Según los cálculos de Nicolás, cofundador de Culqi, todas esas reuniones equivalen a 10 días enteros donde solo fue rechazado. La lista podría continuar y es que todos los emprendedores avanzados tienen un arsenal de “no” que los acompañan y fortalecen.

En mi anterior rol, junto con Gonzalo Villarán, éramos los decisores sobre inversiones en startups. Con bastante frecuencia nos tocaba decir que “no” y experimentamos todo tipo de respuestas. Pero una me marcó, la de Aprendiendo.la (antes Diddli). Abajo encuentran el thread del correo de rechazo:

Screen Shot 2018-05-06 at 13.50.17.pngFernando no se lo tomo personal, buscó entender el por qué para poder mejorar. Ese profesionalismo me impresionó pero me sorprendió más su capacidad de reflexionar y tomar cartas en el asunto: Aprendiendo.la empezó a vender a las dos semanas de ese correo.

Fernando nos mantuvo al tanto de los avances (acá la explicación de como hacerlo) y a los doce meses de ese correo, tomamos la decisión de invertir en su compañía. Luego me enteré que fue rechazado tres veces por Wayra, inversionista en su más reciente ronda.

Aprendiendo.la logró convertir “no” en “sí” y hoy debe ser una de las startups con mayor potencial de UTEC Ventures, habiendo cerrado una ronda de inversión de $250k, con crecimientos semanales de 8% en ventas, 6% en nuevos usuarios y un 80% de recompra.

Ahora, siguiendo el ejemplo de Fernando, intento hacer lo siguiente cuando recibo un “no”:

  1. No tomarlo personal.
  2. Busco entender el por qué.
  3. Hacer una autocrítica y reflexionar.
  4. Si es posible y sigue siendo de interés, convertir el no en un sí. Getting To Yes es una lectura recomendada para lograr eso.

El camino al “sí” está repleto de “no”. Todo emprendedor exitoso lo ha experimentado, incluyendo Airbnb que fue rechazado 7 veces por venture capitalists.  Aunque muchas veces los equivocados no son los receptores del “no”, si no los emisores, siempre hay una oportunidad para aprender del rechazo. Y cada “no” que superas te lleva más cerca al “sí”.

¿Es o no una startup?

Siempre hay discusiones entre si una compañía es una empresa tradicional o una startup. Bill Aulet y Fiona Murray escribieron A Tale of Two Entrepreneurs donde explican las diferencias entre ambas.

Screen Shot 2018-04-22 at 19.22.42.png

Si bien resaltan varias diferencias, la única clave para determinar si es o no una startup es si está diseñada para crecer rápido.

Como lo explica Paul Graham, fundador de Y Combinator, una empresa diseñada para crecer rápido tiene que tener la posibilidad de lograr lo siguiente:

  1. Crear algo que mucha gente quiere.
  2. Llegar y atender a toda esa gente.

Un restaurante es un ejemplo de una empresa que puede lograr el punto 1 pero el punto 2 le es más complicado. Mucha gente puede desear la comida del restaurante, pero es difícil que el restaurante pueda atenderlos a todos.

Un ejemplo de una startup en ese mismo rubro es Bocadio, el primer restaurante online en Lima. Bocadio cumple con ambos puntos ya que tiene la capacidad de ofrecer algo que mucha gente quiere y tiene la capacidad de llegar y atenderlos. Esto se da ya que tiene menos restricciones físicas (local, mesas, mozos, etc.) porque su canal de venta es exclusivamente online y el consumo se puede dar prácticamente en cualquier lugar.

Con números también podemos validar la diferencia. Una inversión de $350,000 le permite a Bocadio tener una capacidad de producción de 2,250 platos diarios, mientras que un restaurante high end promedio requiere una inversión de $600,000 para tener una capacidad de aproximadamente 400-500 platos diarios.

Parecería que armar una startup, en este caso Bocadio, hace más sentido. Sin embargo, esto no toma en cuenta otros factores. Bocadio compite con todas las opciones de delivery existentes. Al ser un mercado grande, muchos están interesados en competir por el. No sorprende que existan alternativas como Domicilios, Diloo, Glovo y pronto UberEats y Rappi.  Mientras tanto, la competencia de un restaurante se restringe principalmente a los restaurantes que tiene relativamente cerca. Además, las startups tienen que afrontar más supuestos. En el caso de Bocadio, uno de esos supuestos era si los consumidores están dispuestos a comprar, vía una web, un nuevo producto en el que tienes que calentar la comida que te envían. Si bien ya existen casos como Munchery, Bocadio tenía que validar esas hipótesis en el mercado local.

Las startups no son mejores que empresas tradicionales, son distintas. Y la principal diferencia es que las startups, por diseño, tienen la capacidad de crecer rápido.

Pd. No hay unanimidad sobre la definición de startups, por ejemplo Jaime Sotomayor utiliza otra definición que es valida. 

 

No hablemos de ideas

 

Me cansa hablar de ideas de negocio. Debido a que estoy involucrado en emprendimiento hace un tiempo, me buscan para hablar de ideas. Esa no es la conversación relevante porque el factor de éxito está en la ejecución.

Tomando eso en cuenta, recomiendo que hagas lo siguiente cuando tengas una idea que quieres explorar:

  1. Habla con potenciales usuarios y entiende el problema. Asegúrate de entrevistarlos usando técnicas que te acerquen a sus problemas y no te digan lo que quieres escuchar. The Mom Test es un buen ejemplo.
  2. Lee sobre el mercado y explora qué alternativas existen. Casi siempre que me dicen que no existe nada similar, lo encuentro acá. Que algo similar ya exista no significa que no lo puedas hacer mejor o enfocarlo para otro mercado.
  3. Crea un Producto Mínimo Viable (acá ejemplos de cómo hacerlo) y haz todo para cobrarle a tu usuario. La mejor forma de saber si tiene sentido tu idea es comprobando que tus usuarios están dispuestos a pagar por ella. Lo más probable es que no seas como Facebook y tengas que monetizar de arranque.
  4. Mide las métricas relevantes, es importante enfocarte en las métricas accionables y no las de vanidad.

Antes, en la época pre dot-com, las ideas y desarrollar un business plan era mucho más importante. Para poder lanzar un primer producto al mercado, requerías levantar capital. Hoy, gracias a los avances de tecnologías como la nube y metodologías como lean startup, puedes poner en marcha tus ideas rápido y barato.

En vez de pensar, prueba. Y ya no conversaremos de tu idea, hablaremos de tu proyecto, de tu startup.